lunes, 17 de abril de 2017

Mis primeras jornadas como master

Bueno, ya puedo hacer una nueva muesca en mi revólver bolsa de dados. He dirigido por primera vez en unas partidas, dos veces para ser exactos. Pero no adelantemos acontecimientos y vayamos por partes (blablabla, jack el destripador, blablabla)...

Hace unas semanas me enteré que las jornadas Omicron de este año iban a ser en Zalla, a media hora de mi casa. Así que me puse en contacto con la organización para ver si podía colaborar y me presenté como representante de Telar de Leyendas (si, esos locos que escriben aventuras para Eirendor) y Grapas & Mapas (si, esos locos que editan el fanzine Vieja Escuela, Hexomorfo y otras paranoias aún por venir). Accedieron encantados y me encontré preparando una partida de Vieja Escuela: el juego de rol para el viernes a la mañana y una de Eirendor para el viernes a la tarde. Solo podía pasarme ese día, así que fue una jornada intensa.

Para la partida de Vieja Escuela: el juego de rol +Eneko Palencia me paso una aventura que está preparando, La Maldición del Jarrón Arcano de Both’Joo. Originariamente es un embudo para Clásicos del Mazmorreo, pero para la ocasión lo adaptamos para poder usarlo con el reglamento que +Dwayne Hicks publicó en el número 2 de nuestro fanzine. No daré muchos detalles, pero si diré que los jugadores (incluido un padre con su hijo) se lo pasaron muy bien y estuvieron toda la partida en tensión. Además les pareció todo un acierto el uso del sistema hexomorfo para llevar la aventura a la mesa.

Si, eso pequeño son las fichas de personaje. Más de un jugador se las llevó en la cartera.

Para la tarde preparé una partida de Eirendor, para ser exactos jugamos Deseos Oscuros, la ultima aventura que hemos publicado para este juego. Fue una partida multitudinaria en la que se juntaron siete jugadores que además insistían en separarse continuamente en grupos de dos o tres. Tuve que eliminar toda la parte de interacción entre facciones para no largar eternamente la partida (lo siento +Variable) pero, aún así, la cosa fue bastante interesante y creo que todos lo pasamos muy bien. Prueba de ello es que los jugadores aguantaron las seis horas de partida sin una queja, manteniendo el interés y la emoción hasta el final.

Lo extraño de la situación (tener dos mesas juntas, tantos jugadores jaleando los críticos y lo atípico de la forma de representar la mazmorra) hizo que se acercaran multitud de aficionados a curiosear y preguntar por el juego.

Si, me pegue la currada de hacer un puzzle con todas las estancias
de la mazmorra. Mereció la pena, dio muchísimo juego.

Además aproveché la ocasión para montarme un stand extraoficial (algo alejado del resto de las tiendas) para vender material de Eirendor, Telar de leyendas y Grapas & Mapas. Con sorprendentes resultados he de decir. Es todo un placer poder debatir cara a cara con los aficionados, hablar de los pros y contras de tus proyectos y apuntar excelentes ideas que a ti nunca se te habrían ocurrido. Incluso firme algún libro; espero que el comprador pueda perdonar mi mala letra, juro que en ese momento veía borroso y solo quería sentarme (se ve que estoy mayor para estos trotes).

Atentos a la cartelería de diseño profesional 
Otra cosa que me encanta de estos saraos es que puedes desvirtualizar a gente que conoces de las redes sociales. En esta ocasión pude verme las caras y dar la mano a algunos grandes como +Hermano olvidado+Pablo Claudio Ganter Garcia+Ricardo Dorda (quien me acompaño en las dos partidas) y otros cuantos cuyo nombre mi memoria de pez me impide recordar (lo siento).

Solo me queda añadir que el trabajo de la gente de +Abaco Bilbao fue impecable. Las reservas de las partidas, la organización general, todo muy bien montado. Tened por seguro que en la próxima edición me tendréis también por allí, espero que mas días, montando algo especial y arrastrando a alguno de mis colaboradores.

Me despido que ya he escrito mas de lo que acostumbro y me dan calambres.